A la ‘U de los Pobres’ se le olvidó formar profesionales idóneos, según los empresarios

EL SENA LE PERDIÓ EL PASO A LA ZAPATERIA

Más que un certificado, lo que el sector requiere son personas que lleven en las venas la industria del calzado.


Lástima que quienes hicieron del SENA (64 años) el mejor centro de formación de operarios de la industria del calzado, se hayan pensionado por no tener campo de acción en la ‘Universidad de los pobres’, que se volvió un fortín burocrático, por la cantidad de millones de pesos que se manejan, dejando a un lado su verdadera tarea: la de formar profesionales de la clase media baja, que son esenciales en industrias como la del calzado, que necesita operarios calificados.

El SENA fue estandarte en la perfección de empíricos y formación de jóvenes para la zapatería, expresan los fabricantes de zapatos, quienes, en su mayoría, durante sus comienzos fueron obreros de guarnición, soladura, diseño, corte y terminación. A un alumno del SENA era poco lo que se le tenía que enseñar en los talleres de calzado, no solo del Barrio Restrepo de Bogotá, sino del país, señalan los industriales, que sufren por la escasez de personal competente.

Hoy, ni pagándoles salarios fijos, respetables, se consiguen trabajadores. Quienes saben del oficio buscaron otros horizontes, los que permanecen están ocupados, ganando por lo que hacen (según el rendimiento, o sea, al destajo), que es lo que prevalece, notándose la ausencia de los jóvenes, que no quieren saber nada del sector zapatero, agregan quienes le piden al Gobierno hacer un revolcón en el SENA, enfocándolo hacia las competencias que requiere el mercado laboral colombiano, en el que la zapatería tiene excelentes espacios.

El calzado no se hace vía Internet. Los zapatos se producen, en un 95 por ciento, manualmente, por lo que es urgente persuadir a las nuevas generaciones y garantizarles estabilidad y magníficos sueldos a quienes ejercen este arte, para que continúen haciendo moda para los pies.



La contratitis manda en el SENA, en el que los operadores dejan pocas huellas… las campañas de ¡Estudien en el Sena, hay miles de cursos!, las promueven con fotocopias. No sean tan inconscientes, gasten algo de los millonarios recursos en publicidad, para que el SENA llegue a quienes requieren pedagogía en calzado, y así darle realce a la competitividad.


2 vistas0 comentarios