Alfredo Bateman anunció estrategias para el sector

ZAPATEROS DEL RESTREPO MOVERÁN

MUCHO MÁS LA CAJA REGISTRADORA

El barrio más importante de la industria del calzado de Bogotá y de Colombia, será el primero en recibir respaldo de la Secretaría de Desarrollo.



El que sabe, sabe. Y más cuando se trata de la industria del calzado y afines, que necesita expertos que les den la importancia a los zapateros y afines del barrio Restrepo de Bogotá, que desde la década del 60 son protagonistas de la productividad, pero no han encontrado los dolientes que reconozcan su capacidad en el sector, que es esencial en todos los aspectos.

El confort de los zapateros del Restrepo es casi que invisible, no porque lo quieran así. Los ven como ricos de pies a cabeza, y lo son: pero en ideas, persistencia y una cantidad de secretos, comenzando por el amor y solidaridad por los demás… hacer zapatos no es tan fácil, como los consumidores creen… en cada costura hay precisión, en el montaje perfección y en la finalización la pincelada de una obra de arte, que es disfrutada por quienes en el andar notan la comodidad y el sentirse diferentes a los demás. Es un zapato hecho en el Restrepo, con manos colombianas, en el que la tecnología son los dedos, para plasmar el talento.


TIEMPOS DIFICILES

Los últimos 10 años han sido calamitosos para los zapateros del Barrio Restrepo y del país. Han tropezado muchas veces, pero se ponen de pie y continúan con sus obras. Al sector de los zapateros (barrio Restrepo) le han dado el título de Clúster del Cuero, Calzado y Marroquinería, pero a partir de allí no se refleja lo que es la zapatería capitalina, que continúa a la voluntad de dos inolvidables: los Sancrispines, quienes para unos son ficción y para otros unos viejitos que, al no tener nada que hacer, se dedicaron a producir zapatos al mejor estilo de la edad de piedra, rústicamente.

Los zapatos hechos en el Restrepo no tienen nada que envidiarles a los mejores del orbe, pero los colombianos son menospreciados por el gobierno y ‘dolientes’ del desarrollo empresarial, quienes los tratan a los zapatazos y, como si fuera poco, los incluyen en procesos en los que no caben, no por falta de conocimientos, sino porque no les gusta que los irrespeten; prefieren permanecer alejados de la trasformación. Lo cual es ideal para unos ‘maestros’ que le sacan provecho a la ilegalidad para quedarse con los recursos de quienes cumplen una tarea llamada zapatería, para, mediante planes fugaces, virtualidad y eventos presenciales transitorios, quedarse con el botín.


¿CUÁL TURISMO?

Es más show que resultados. Si se cumplió el objetivo, magnífico. Si las cosas no salieron, los ineptos son los zapateros. A propósito: el Centro Comercial de Cielos Abiertos hace (hacía) parte de la Bogotá Turística, en la que era ‘obligación’ ir a comprar calzado, artículos en cuero, vestuario y a disfrutar de la gastronomía en el Barrio Restrepo.

¿Qué pasó con el Tour de Compras en el barrio de los zapateros? ¿Quién se quedaría con la platica, si la hubo? Ahora que están de moda los hallazgos por uso indebido de recursos, qué bueno sería que le echaran una mirada presencial, no virtual, a posibles desvíos de dineros destinados a fortalecer a los zapateros. La alcaldesa local Mónica Alejandra Díaz no se ha dado cuenta de que es la reina de la Zona Más Productiva del Distrito, como lo es la Localidad de Antonio Nariño, la de los zapateros del Barrio Restrepo Ampliado. Qué bueno sería que explicaran en qué invierten los recursos del Fondo de Desarrollo Local y a quiénes les entregaron, o les van a entregar, unos 4 mil millones de pesos, como ayudas por las afectaciones que les dejó la Pandemia a los zapateros y afines, que dicen no haber recibido un centavo, tampoco mercados, que dicen el gobierno local y distrital haberles entregado a los más necesitados.

Jugar con la necesidad y el hambre de quienes requieren apoyos para sus microempresas, es una infamia.

La justicia, que cojea pero llega, deberá investigar. Los órganos de control, la Contraloría, están obligados a velar por el dinero estatal, que debe llegar a los más pobres, y entre ellos están los zapateros y confeccionistas, a quienes no les dan ni las gracias por darle identidad a los barrios Restrepo y Policarpa, que son maravillas en zapatos, textiles y vestuario.



VAMOS CON TODO

Dos años después de la tenebrosa pandemia que dejó zapateros muertos y más miseria, por petición de los fabricantes y comerciantes de calzado, vestuario y los peleteros, invitamos a Alfredo Bateman, Secretario de Desarrollo Económico, el pasado 18 de junio, a un almuerzo de trabajo, con el fin de buscarle solución a la dura situación por la que atraviesan los actores del Centro Comercial, Industrial y Cielos Abiertos del Restrepo, y dio luces sobre lo que se podría comenzar a ejecutar para reactivar la producción y el comercio de calzado del Restrepo.

Lo primero, que se había acordado con los comerciantes antes del encuentro con Alfredo Bateman, es rescatar la Semanota Comercial del Restrepo, que se realizaría del 26 al 30 de octubre 2022, dependiendo del apoyo monetario de la Secretaría de Desarrollo y de la Alcaldía Local de Antonio Nariño, que tiene disponibles (según Víctor Rodríguez Fontecha) 100 millones de pesos para tal fin, los que, sumados al aporte de la Secretaría de Desarrollo, serían un magnífico respaldo para revivir el famoso evento. La Semanota Comercial del Restrepo pondrá de boca en boca, de oído en oído y de mirada en mirada, los zapatos del Restrepo, que tienen clientela propia, pero habrá que recordarles a los consumidores que el calzado Hecho en el Restrepo es sinónimo de diseño, calidad y moda.


UN COMPROMISO

Después de escuchar a varios de los 78 empresarios del calzado y afines, Alfredo Bateman arrancó contando una anécdota: Yo estuve en la Secretaría hace 10 años; fui un estudioso de los temas urbanos. Siempre digo… después dando clase, que nunca aprendí tanta economía urbana como en esos dos años en el barrio el Restrepo.

Debo decir que tengo una deuda con el Restrepo. Nosotros en esa época, hicimos esto mismo… estas primeras reuniones. Me acuerdo, además, que con Yesid, quien va siempre con los taches arriba, duramos mucho tiempo pensando el proyecto de lo que después se llamó Zasca.



LOS COMPONENTES

Pero tengo que decir que es una gran frustración que tengo en la vida. Porque el Zasca, cuando se diseñó, tenía cinco componentes: El componente 1: Un banco de compra de insumos, una central de compras, donde la central de compras lo que hacía era agregar las compras individuales y poder tener un mayor poder de negociación con los intermediarios, que podrían ser unos aliados.

Todas las peleterías que existen en la zona podrían ser unos aliados y los precios en la central de compras de insumos eran diferenciales, dependiendo de si el empresario estaba asociado o no, podía estar asociado a Ansecalz o a cualquier otra organización.

El componente 2: Un banco de maquinaria de uso compartido. Era un poco como esa idea de la fábrica modelo, donde el centro prestaba servicios empresariales, pero la idea era sobre todo que el empresario se familiarizara con la máquina y después pudiera comprarla.

Ahí había un laboratorio de calidad. Además del banco de maquinaria de uso compartido.

El componente 3: Todo el tema de financiamiento, que era básicamente dos líneas: una para adquisición de maquinaria y otra para un poco el negocio, pues de algunos actores legítimos, era como la factura del comerciante o al productor se la daban a 90 días. Esa factura generalmente se la cambiaban en la peletería a un módico porcentaje de tasa de interés. Además, debían comprar los insumos en la misma peletería. Entonces, eran dos líneas de crédito: una de factoring y una de adquisición de maquinaria, ese era básicamente era el tema de financiamiento.

El componente 4: El Hecho en el Restrepo, que era una estrategia de comercialización, conjunta. Era vender la zona del Restrepo y que la gente viniera más al Restrepo. Y presentarse hacia afuera, por el Hecho en el Restrepo. Los que son comerciantes saben muchas veces, pero el consumidor no sabe, cuál es la diferencia de un zapato en cuero Hecho en el Restrepo y un zapato sintético hecho en China.

La idea era hacer todo un tema de Hecho en el Restrepo, con una estrategia de comercialización. Unos temas turísticos y que, incluso, los comerciantes se vincularan y pudieran tener un sello como ¡Yo Creo en el Restrepo!

Y que cuando tuvieran sus estanterías, una parte sería lo que está Hecho en el Restrepo, que tenía que cumplir unas condiciones de calidad, y el resto de zapatos… no quiere decir que el comerciante no vaya a vender cosas que no están hechas en el Restrepo, solamente que lo diferenciara para poder tener precios que favorecieran al productor.

El componente 5: Era el tema precisamente de estos espacios. Ustedes alguna vez fueron al Zasca, último piso del edificio HRios. El último piso estaba pensado para que fuera como el Club de Los Zapateros, donde tuvieran un espacio en el que quien tiene una reunión de negocios, pudiera ir y tuviera siempre café, agua, unas mesas, un proyector.

Ese era el diseño original. Mi gran frustración, les quiero decir, es que eso después seguramente sirvió, pero no se hizo.


EL NUEVO RETO

Ahora que volví a la Secretaría, lo primero, la tentación, es que volvamos a hacer el censo.

A mí me queda un año y medio de gestión. Ustedes no me van a creer si yo me pongo a decir que vamos a hacer un centro. Nos demoramos un año y medio, como la vez pasada; cuando yo me vaya no hay centro, ni hay nada.

La verdad, es que tenemos unas ideas para presentarles. Pero creo que tienen que ser unas ideas que recuperen credibilidad… es lo primero que tenemos que hacer, que hagamos cosas que sirvan y segundo que tengan impacto en el corto plazo.

Es que acabamos de pasar una pandemia que nos dejó a todos, sobre todo a ustedes los empresarios, muy golpeados. Y tercero, ver cómo la Secretaría asume un rol y es ser articulador de muchas de las cosas que ocurren en el sector.

Nosotros queremos tener una mirada hacia el Restrepo. Priorizamos cinco zonas en Bogotá este año, con esta misma perspectiva de lo que habíamos pensado en el Restrepo.

La primera, obviamente es el Restrepo, no tiene vuelta de hoja. La otra es el 12 de Octubre (Zona de los Muebles), la siguiente es Venecia y Alquería (Textiles). El 7 de Agosto con el Clúster de la Bicicleta y el Barrio San Felipe, que es un tema de industrias creativas.


ZONAS SEGURAS

La perspectiva es volcar la acción de la Secretaría en esas cinco zonas. ¿Qué vamos a hacer? Primero ser articulador con las necesidades de lo que hace el Distrito, pero no hace la Secretaría. Es decir, hay un problema de seguridad. Entonces tenemos que articular con la Secretaría de Seguridad. Tenemos que lograr que las zonas comerciales y las zonas productivas sean unas zonas seguras.

Ustedes tienen unos temas puntuales con Hacienda, con Hábitat, con Planeación, usos del Suelo. Ver como nosotros somos unos canalizadores de necesidades del sector empresarial ante otras entidades del Distrito. Nosotros no lo podremos resolver, pero es casi que tener una ventanilla de ayudas para solucionar temas con el Distrito.


LOS ALCANCES…

Podemos hacer muy poco para controlar precios de insumos de calzado. Nosotros no tenemos ahí mucho que hacer. Ni con la competencia china; no manejamos ni la política comercial, ni la política arancelaria. Hay un montón de cosas, en las que tenemos que ser muy claros, que no podemos hacer.

La propuesta de este año es enfocarnos en una propuesta comercial. Lo que hay que mover es la caja registradora… hay que vender. La mejor manera de ganarnos la confianza, es que nosotros seamos una herramienta para que ustedes vendan más. Entonces, estamos pensando tres cosas: Lo primero es retomar la idea de cómo vendemos otra vez al Restrepo.

Con la virtualidad, alguien lo decía: nos adelantamos 10 años en temas electrónicos, pero esta es una zona en la que todavía la venta depende de una manera muy significativa de lo presencial. Necesitamos que el Restrepo vuelva a ser atractivo en términos comerciales y eso solo se hace con una estrategia de mercadeo, de volverle a presentarle a la ciudad el Restrepo y que la gente venga al Restrepo.


LA FINANCIACIÓN

Ustedes nos dirán “¿Y si tenemos que construir, cuál es la marca? ¿El Hecho en el Restrepo? Cómo vendemos el Restrepo, es una primera cosa en la que nosotros podemos ayudar. Financiar esa estrategia. Es una estrategia que tiene una virtud: porque generalmente cuando nosotros hacemos programas, escogemos empresas. Si yo escojo una empresa, de pronto la que escogí quedó contenta, pero la otra, no.

Necesitamos unas estrategias que beneficien a todos. Posicionar el Restrepo. Si más gente viene a comprar al Restrepo, ya después unos venderán más, unos venderán menos, pero va a beneficiar a toda la zona.



MUCHAS ATRACCIONES

El siguiente paso: el Restrepo tenemos que volverlo atractivo, con una oferta, es decir con unas ferias presenciales. Tenemos que hacer unos escenarios de comercialización. No sé si es la Semanota, no sé qué sea.

Pero deberíamos hacer una gran Feria, en el Parque La Valvanera. El sitio ustedes lo definen, pero tenemos que hacer algo que durante unos días haga atractivo el Restrepo y se beneficie a quien vende en la feria, pero también todo alrededor. Si yo vine a la feria y estoy al lado de la calle comercial, voy a los locales también.

En algunas conversaciones individuales que hemos tenido, por ejemplo, hay la idea de que saquemos la feria del Restrepo, y la llevemos a Gran Estación o a Corferias. A mí me parece que eso es desaprovechar el Restrepo.

Entonces, hagamos una o dos ferias este año, que nos muevan la caja registradora. Lo hacemos bien hecho… nos ponemos de acuerdo en cuáles son los criterios de selección, para ver quien está. En ese tipo de cosas, hay que poner especial foco en quienes producen las cosas (zapatos) en el Restrepo.

Después, a los comercializadores y proveedores de insumos, si les va bien a los productores, a ellos les va a ir bien igualmente. Esto es una cadena.

El otro tema muy concreto que les propongo, es que realicemos también una gran feria de comercialización digital. Nosotros necesitamos un Market Place para el Restrepo. Nosotros, como parte de la estrategia de comercialización, tenemos que decirle a la gente que puede venir al Restrepo, pero también los hábitos de compra van cambiando. Hay mucha gente que ya no compra en físico, hay gente que todavía se quiere probar el zapato; hay gente que no, hay gente que lo compra virtual.


VARIAS ESTRATEGIAS

Necesitamos tener una estrategia virtual de comercialización. Poderle decir al bogotano que puede comprar en el Restrepo, sin venir al Restrepo. Lo otro que queremos hacer es casi que un recorrido virtual por el Restrepo, donde un consumidor visualice la zona, sin venir al Restrepo, pero que pueda entrar después a los locales comerciales, de cualquiera de ustedes, y comprar en línea.

El comercio electrónico y la virtualidad llegaron para quedarse. Es una nueva realidad que nos deja la pandemia, a la que nos tenemos que adaptar. Si no nos adaptamos nosotros, esa oportunidad la va a coger un tercero, y se la está apropiando un tercero. Amazon cada vez crece más. Amazon está monopolizando, y no está mal, porque hace una buena tarea, pero tenemos que estar en capacidad de competir.


LOS EVENTOS

Entonces, hay tres cosas concretas que les quiero proponer para el segundo semestre de este año: una estrategia de marketing del Restrepo, una o dos ferias que nos muevan caja y la estrategia de comercialización digital.

Sobre la mesa está la propuesta de Alfredo Bateman, que es, en nuestro concepto, viable y manejable. La idea requiere solo un manejo concertado entre fabricantes, comerciantes de calzado y afines.

Apostémosle a la Semanota Comercial Cielos Abiertos del Restrepo, en el barrio de los zapateros. Esa sería la punta de lanza para los próximos meses, proyectándonos para el 2023.

Quienes proponen descentralizar la Semanota Comercial del Restrepo, que decidan si quieren producir zapatos o chancletas… sacar la Semanota del Restrepo es como alejar la familia del hogar, cuando tenemos la casa con las puertas abiertas para ser felices vendiéndole calzado a quienes saben que el barrio Restrepo es líder en zapatos. Un lugar para calzar los pies y el sitio ideal para ir de compras.

No hay duda de que Alfredo Bateman tiene diseñado el Plan Zapateros y Afines del Barrio Restrepo, tanto así que les respondió a José Miguel Piedrahita, Piedad Londoño, Rafael Labrador, Robert Páramo, Víctor Rodríguez, Gabriel Perea, José Ignacio Saavedra, Nelson Rivera, Víctor Rodríguez, Víctor Solano y Yesid Angulo, que no tiene alcances a nivel distrital, en control de precios de insumos para calzado y afines, que eso es resorte del Gobierno Nacional, pero sí como darles luz verde a los zapateros para que vuelvan a ser más competitivos.

Después de este ejercicio, convocado por Ansecalz, empresarios y El Peletero, que busca la dinamización de la fabricación y venta de calzado y afines, vendrán otras propuestas, más gruesas, en las que la parte académica y legalización serán vitales en el fortalecimiento de la Cadena Productiva del Cuero, Calzado, Marroquinería y Afines.

Por ahora, démosle manivela al cómo los inversionistas recogen dinero para equilibrar obligaciones, que crezcan las producciones y la venta de calzado, lo cual traerá más empleo y con él calidad de vida para quienes ejercen esta profesión.



1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo