COLOMBIA FABRICARÍA DE 25 A 30 MIILONES DE PARES DE CALZADO PARA EL FIN DE TEMPORADA

Productores garantizan moda a comercializadores y consumidores.

Altos costos de materiales y la poca mano de obra, un dilema para quienes, contra viento y marea, se sostienen.



El camino se está despejando. Están apareciendo nuevos descubrimientos en la industria del calzado y afines, tras los nubarrones que deja la pandemia.

Las ferias de calzado del segundo semestre, realizadas en Bogotá, Bucaramanga, Cali y otras ciudades de Colombia, llenaron de fe a los fabricantes, quienes tendrían que producir 25-30 millones de pares para el fin de temporada, lo cual sería espectacular para el sector que ha tenido que soportar demasiadas necesidades durante los últimos 17 meses, en los que muchos de quienes eran trabajadores, al quedarse sin qué hacer, tuvieron que dedicarse a fabricar pares en garajes, casas y apartamentos, para subsistir, y hoy engrosan el grupo de los pequeños, que le dan fuerza al sector zapatero, con una mentalidad más acorde con la realidad empresarial, en la que es prohibido resbalar en tendencias y en negocios.

Los comercializadores mayoristas hicieron importantes pedidos en los encuentros feriales de agosto, los cuales se están concretando, dicen los productores de zapatos del país, lo cual es una bonita oportunidad para retomar el mercado, que está en constantes promociones, pero a la vez exhibiendo tendencias que llenarán las expectativas de los compradores.

Los pedidos no son grandes, como antes. Los comercializadores están siendo moderados. Primero por miedo a que las respuestas de los consumidores no sean lo esperado y segundo porque quienes pidan tienen que pagar de contado. El fiado murió: el fabricante aprendió que, si continúa dándole crédito indefinido al comercializador, termina hecho cenizas. El virus, en medio de su crueldad, nos ha enseñado a darle equidad a la zapatería, que no tenía horizonte, especialmente por la cantidad de empresarios invisibles, que no habían medido el valor que tiene la legalidad.

Si se hace realidad la producción de 25 a 30 millones de pares en el remate del 2021, los zapateros de Colombia no solo tomarán un profundo respiro, sino que podrán planificar con más certeza lo que les espera el año venidero, por la decisión de los consumidores de calzar zapatos nacionales, en señal de respaldo a lo nuestro, y por las obligadas restricciones de las importaciones de calzado chino.

Vamos por buen sendero. La reapertura de las ferias presenciales nos está dejando dividendos importantes, señalan los fabricantes de calzado, a quienes los trasnochan los exagerados precios de los materiales y la migración de operarios hacia otros sectores, por la inestabilidad de la zapatería.

De nada sirve que se hayan llenado talonarios de pedidos si nos estamos tropezando con elementos que no figuraban en nuestras libretas de apuntes… de proyecciones, se les escucha a los fabricantes de calzado, que dan lecciones de cómo hacer empresa con las uñas, la mayoría (95-98 por ciento) no está en los planes del Gobierno, que no conoce las verdaderas afugias de la base de la cadena productiva del cuero, calzado y afines, textiles y confecciones, que brilla en la generación de empleo.

9 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo