top of page

El comercio binacional, no lo detiene nadie, tras 7 años

ECONOMÍA EN LA FRONTERA… IMPARABLE

Artículos de primera necesidad, se venden como arroz: alimentos, medicamentos y prendas de vestir

EL LAMENTO del porqué Colombia y Venezuela, estuvieron divorciados, en intercambios comerciales, durante 7 años, por asuntos políticos, ya no se escucha, ahora se habla es de economía, de qué les venden los colombianos y de qué les compran a los venezolanos.

La angustia del como conseguimos alimentos, medicamentes y prendas de vestirse se han venido con subsanando, con la apertura del comercio binacional, que acordaron los presidentes Gustavo Petro y Nicolás Maduro, quienes entendieron que entre vecinos, debe existir hermandad, para que haya calidad de vida de la gente, que no tiene nada que ver con los mal entendidos políticos.

Por fin le dieron vía libre al comercio, exclaman los inversionistas venezolanos, quienes han tenido una buena relación colombianos. El intercambio comercial nunca ha parado, señalan los inversionistas de ambas naciones, quienes durante 7 años, sostuvieron los negocios, por las 399 trochas, pasando mercancías al lomo de mulas y al hombre de hombres y mujeres, sorteando toda clase de obstáculos, entre ellos la delincuencia y la ´vacuna’ de las autoridades. Que es considerado, como de terrible, por quienes para conseguir lo del diario, tuvieron que exponerse a los vejámenes.

Esa práctica, no desaparecerá de un día para otro, por asuntos legales. Pocos quieren pagar impuestos y mostrar que artículos pasan para Venezuela. Sin embargo, tendrán que someterse a la legalidad, por los acuerdos realizados entre gobiernos. Hoy, lo único,, es que hemos tenido un respiro para que la economía binacional, que está imparable, vuelva a dinamizar los negocios de productos esenciales.

El fin de año, fue excelente en la frontera. Los empresarios de Cúcuta vendieron lo que sacaron al mercado: alimentos, calzado y ropa, lo mismo que a lo largo de los 2 mil kilómetros, donde el movimiento comercial, es buenisimo.

El 2023, para el sistema moda, comenzó dando buenas puntadas, por el consumo de calzado escolar y de uniformes, por el regreso al colegio. Ahora, no solo se fabrican zapatos y ropa en la Capital de Norte de Santander, muchos colombianos instalaron plantas de producción, en Venezuela, lo cual certifica que existen garantías y una reapertura comercial, seria y segura. Tanto así, que Venezuela le está vendiendo hierro, aluminio y derivas del petróleo a Colombia.

La luna de miel, por ahora, tiene mucha pasión. Habrá que esperar que pasa, a medida que las exigencias vayan creciendo. El intercambio comercial deberá tener lineamientos legales, lo más rápido posible.


Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page