top of page

Llegó la Navidad y con ella la alegría…

¡ENCENDAMOS LAS LUCES!

El colorido deberá ser total en el Comercio de Cielos Abiertos del barrio de los zapateros: el Restrepo

La Navidad es una tradición de la humanidad; con ella se disipan las tristezas, para darle paso a la alegría, es un momento para compartir en familia.

En Bogotá y todo Colombia, es costumbre ahorrar para gastar en Navidad, en la que no puede faltar el alumbrado… el encendido de luces a todos los niveles, es algo que engalana los hogares, los negocios, las fachadas y los sitios por donde va la gente, que se emociona viendo tanto colorido, tanta belleza y variedad de luces.

En ningún decreto dice que es obligación encender luces durante la Navidad, es algo que sale del corazón de cada persona, que por orgullo quiere estar a la moda, para recibir al Niño Jesús y a Papá Noel, que vendrá cargado de regalos, alimentos, cerveza y guaro, para con abrazos, besos, lágrimas y un te quiero, darle las gracias al Todopoderoso por un año más de vida.

El 24 de diciembre es un día muy especial de los 365 del año, de ahí que se celebre con todos los juguetes, sin importar el lugar, el clima, la posición económica y social, es un momento sublime, que nos une a todos.

Hoy, más que nunca, es necesario mostrar el amor por la vida a través de las luces, adornando los sitios que nos pertenecen, en una muestra de que el mundo es nuestro y que debemos darle las gracias por darnos tantas cosas, que son imposibles de enumerar, con las luces se dice… lo que sentimos por él.

El alumbrado navideño atrae, jalona personas, por eso se aconseja darles colorido a los lugares comerciales, a donde acuden, sin ser invitadas, las familias que, con el pretexto de ver luces, resultan comprando calzado, ropa y una cantidad de elementos que son indispensables.

En Bogotá, los alumbrados brillan por sí solos y en el caso del barrio Restrepo, los zapateros y comerciantes de toda clase de artículos, están a tono con la Navidad, lo cual le da identidad y un movimiento económico especial al comercio de Cielos Abiertos, que durante más de medio siglo calza y viste a miles de ciudadanos.

“Vamos al barrio Restrepo, no solo por el calzado, vestuario, gastronomía y rumba, es bastante ameno para asistir en familia”, dicen los consumidores, lo cual exige que cada habitante y comerciante esté de gala para recibir la clientela, que vive enamorada del único lugar de la ciudad donde el comercio es a puro Cielo Abierto.

El alcalde encargado de la Localidad Antonio Nariño, Manuel Calderón, conjuntamente con los inversionistas y habitantes de la Zona, comandado por el barrio de los zapateros: el Restrepo, les garantizan todo a los visitantes, quienes con sus compras de lo Nuestro, Hecho en el Restrepo, en Bogotá y en Colombia, contribuyen a la reactivación y al desarrollo económico de los micro, famis y pequeños empresarios de la industria de la moda, entre otros.

Quien compra en Cielos Abiertos del Restrepo, ayuda a fortalecer la sostenibilidad de los zapateros y confeccionistas, al igual que de otras líneas de la economía.

El Comercio de Cielos Abiertos del barrio Restrepo tendrá atención especial del 1 al 31 de diciembre: los negocios serán abiertos más temprano y cerrados más tarde de lo tradicional, según el plan de quienes han tenido la valentía de sostener sus negocios, confiados en que en esta Navidad y en Año Nuevo, será a otro cantar… habrá muchas ventas y ganancias para garantizar el crecimiento de sus empresas y con el empleo de muchísimas personas.

Ir de compras al barrio de los zapateros, es fascinante … en el Restrepo se encuentra todo, lo que no hay allí, es porque no existe en el mercado.

Les damos las gracias a los consumidores por preferirnos, señalan los comerciantes del barrio Restrepo, que en tendencias de calzado no tienen rivales.


Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page