Medida traería tranquilidad a empresarios

𝘊𝘖𝘓𝘖𝘔𝘉𝘐𝘈 𝘗𝘐𝘌𝘕𝘚𝘈 𝘌𝘕 𝘝𝘖𝘓𝘝𝘌𝘙 𝘈 𝘓𝘈𝘚 𝘗𝘙𝘖𝘗𝘐𝘈𝘚 𝘕𝘈𝘝𝘐𝘌𝘙𝘈𝘚

La economía mundial está arrinconada, por los altos precios de los fletes, por la escasez de contenedores y buques para importar desde el Lejano Oriente.



El país contempla la posibilidad de regresar a la mar con flotas organizadas que les den tranquilidad a los empresarios y productores. Las soluciones deben ser audaces, contundentes y con bandera colombiana.

La economía mundial está hoy arrinconada y sumida en la más grande incertidumbre como consecuencia de la muy delicada crisis logística que disparó los precios de los fletes a unos niveles imposibles de pagar, a tal punto que muchas mercancías no pudieron abordar, ya que los costos de transporte devoraban la utilidad de estas. El asunto es grande y tiende a crecer en el tiempo porque hay escasez de contenedores, igual de buques y la expectativa es grande ya que importar del Lejano Oriente se hace imposible, un escenario que está obligando a las economías occidentales a repensarse y retomar la producción de materias primas, manufacturas, reavivar la agricultura, como también apostar por un mercado interno y regional más posible.

Todo parece indicar que en China el caos de los contenedores puso en jaque el término globalización porque nadie está dispuesto a exportar con fletes marítimos desbordados, hoy en promedios de 20.000 dólares entre el gigante asiático y América Latina y de 10.000 y 12.000 entre América Latina y Estados Unidos, la locura total ya que esos precios estaban hace dos años en 1.500 y 2.000 dólares.

Hoy el mundo no habla de crac financiero, pues caso opuesto, los precios de los productos están subiendo aceleradamente, provocando una inflación mundial que puede terminar muy mal; si bien el pánico aún no llega, la angustia hace presencia como invitada indeseable a las juntas directivas de las empresas y conglomerados.

La economía conoce dos tipos de quiebra, la fortuita y la culpable. En la primera, quien vive del comercio sufre una caída forzosa de sus bienes sin que pueda hacer algo para detener la situación, llevándolo finalmente a cesar sus pagos y obligaciones. En el caso de la quiebra por culpa, quien tiene como actividad económica el comercio, lleva a cabo acciones matizadas por negligencia que inducen, facilitan o empeoran el estado de anulación de pagos. La situación logística está haciendo que de manera exponencial empiece el cierre de empresas en el mundo, porque de manera imprevista sus labores se vieron trastocadas por precios, fletes y sobrecostos.

Los líos crecen como espuma, las secuelas empiezan a brotar y los aprietos se multiplican, haciendo grave las operaciones de comercio, a tal punto que son insostenibles y comprometidas las más subyacentes situaciones, porque el mundo sabe que hubo un delicado rompimiento en la cadena de suministro. En Colombia, las autoridades tienen en mente recuperar un activo logístico que jamás debió dejarse marchitar, los buques cargueros.

El presidente Ejecutivo de la Federación Colombiana de Agentes Logísticos en Comercio Internacional, FITAC, Miguel Ángel Espinosa, habló con Diariolaeconomia.com, y afirmó que por fortuna en Colombia la iniciativa de tener nuevamente navieras de bandera colombiana es algo que ya se está gestando por parte de la Dirección General Marítima –DIMAR- y el Gobierno Nacional para recuperar ese gran estandarte del país y volver a tener buques propios para empezar como nación a generar, no solamente una industria de astilleros, que ya está muy bien posicionada a nivel internacional, sino a explorar las alternativas para reactivar una flota y una gran iniciativa colombiana que permita manejar de cierta manera el transporte marítimo internacional tan complejo hoy, y con grandes titubeos o fluctuaciones a futuro.

“Hay que coger el toro por los cuernos, estamos hablando de una excelente iniciativa, que inclusive ya se está contemplando por parte de Dimar y otras instituciones del Ejecutivo”, consideró el dirigente.

Aplaudió la intención estatal que llega en momentos de extrema urgencia y afirmó que, para bien del país, hay gente capaz, tozuda y llena de ideas, es por eso, reveló, que hoy, en medio de las dificultades que experimenta el mundo, es posible restablecer un transporte marítimo de Colombia y para Colombia, que le permita abaratar costos y contar con barcos que transporten el producto nacional, sin el estrés de las condiciones económicas y de disponibilidad.


EMBARCADA LA ECONOMÍA


El presidente de Fitac, Miguel Ángel Espinosa, aseveró que no solamente debe hablarse de escasez de contenedores e incremento de fletes, pues hay que abordar un tema igualmente delicado y es la falta de buques que cubren los recorridos en Latinoamérica y en los puertos del Caribe, incluida Colombia desde luego. Anotó que como si fuera poco, se reporta una alarmante falta de recursos humanos que desafortunadamente se está viendo en países como Norteamérica y el Reino Unido, aspecto que ha dificultado que sectores importantes en todos los temas de reactivación económica, como lo son la logística, el transporte y el comercio internacional, muestren unos efectos gravísimos porque al no conseguir contenedores, incluso al no ubicar medios de carga o envío y fletes, pero sin talento humano en esas dos economías del mundo, el tema se hace aún más delicado y se suma al coctel de noticias desalentadoras para el comercio internacional.

*El autor de este artículo es director del Diariolaeconomia.com.

13 vistas0 comentarios