HOMENAJE PÓSTUMO

El economista y empresario falleció a los 64 años de edad

DANIEL HERRERA ROMERO DEJÓ HUELLAS

Será recordado siempre, porque fue el cerebro de las concesiones de calzado. El gremio lamenta y llora su partida.



Era como un padre para quienes se lanzaban al mercado fabricando calzado en la década del 80-90; tenía la visión del comercializador solidario y les daba sabios consejos para que se convirtieran en empresarios.

Daniel Herrera Romero fue muy buena gente, excelente persona; como él, pocos; conocía las fortalezas y debilidades, especialmente de los micro, fami y pequeños zapateros, a quienes orientó y les tendió la mano para que vendieran su calzado, creando una estrategia: LAS CONCESIONES, que les permitieron a muchos productores garantizar ventas y con ellas fortunas importantes.

Hablar de Herrera Romero es recordar a un cerebro de la zapatería, que murió el pasado 14 de julio, dejando una huella imborrable, como la tiene en lo más profundo de su corazón Víctor Hugo Solano, pues, gracias a él, logró convertirse en un empresario ejemplar y en un referente del Gremio del Calzado, y con su voz entrecortada recuerda a don Daniel, un ejecutivo puntual, quien con pocas palabras les hacía entender el camino que deberían elegir para figurar entre los mejores.

Herrera Romero fue un gran caballero… un amante de los zapatos, como casi todos nosotros, quienes vivimos de esto y hemos llevado la vida en esta profesión, dijo don Víctor, al narrar la historia del ideólogo de las concesiones.

Él (Daniel) nació en la industria del calzado; venía de trabajar en Almacenes Ley, y llegó como gerente de Calzado Al Pie, en los años 80, que fue una de las mejores empresas de calzado, como La Pielroja, Spring Step y otros más.

Tuvimos buenas anécdotas. El negocio en sí fue muy bueno. Nosotros, por tener taller, comenzamos a viajar a ferias en varios países y a crecer en el mercado de la zapatería, tanto que hemos llegado a ser de los mejores fabricantes del barrio Restrepo Ampliado, comentó Solano, quien hace 34 años abrió la primera concesión en Calzado Al Pie (de la 30 con 13), que fue manejada por Marisol Solano (hija de don Víctor y doña Ana Cardozo). Yo tenía 12 años en aquel entonces, señaló Marisol, quien hoy es la dama de las ideas de Calzado Vitos, en la planta de producción, y recuerda a don Daniel como un empresario eficaz; como él, hoy ninguno. Es difícil encontrar a alguien con ese perfil… como él, no lo hay, añadió.

El manejo de las concesiones es una locura: es un sistema diferente al que trabajamos los zapateros normalmente. La concesión se maneja así: uno coloca la mercancía y el empleado; ellos, en sus almacenes, colocan el local, dan una bodega, más un stand de 1 a 1.5 metros para exhibir nuestro producto y de lo que se venda le cobran un porcentaje (15 por ciento sobre las ventas). Mensualmente, ellos hacían el recaudo y nos liquidaban. Con Calzado Al Pie nunca tuvimos problemas. Entendían mucho del negocio.

Era muy bueno, las ventas eran poderosas. Teníamos productos nuevos en el mercado. Eran buenos tiempos, señaló don Víctor, y, con nostalgia, agrega que esas fueron ideas de su amigo y aliado Daniel, quien hoy descansa en paz y su imagen continúa latente entre quienes lo conocieron y admiran sus obras, que no son otras, sino las de un patriarca que soñó con ver a los zapateros en la cúspide y quienes les caminaron a sus procesos, dan parte de victoria.

Don Daniel era una persona honesta y servicial, manifestó Solano, que, como muchos, está consternado por el adiós para siempre del inversionista, quien a todo le tenía una solución; sabía manejar las situaciones en Calzado Al Pie y luego con Calzado Lukas (creado en el año 92), donde también tuvimos concesiones. Después montaron la sociedad de Almacenes de Calzado Huellas. Él fue el pionero, dio la idea. Nos enseñó a trabajar diferente, a asociarnos, a mirar los negocios por otro lado, desde otro punto de vista, para surgir, porque, si no, no hubiéramos estado en esto. Dio la herramienta. Además de eso, nos dijo: empecemos así, les doy el espacio, negociemos y desde ahí arrancaron varias empresas (además de Calzado Vitos, Calzado Shoker de Néstor Cardozo, Calzado Kunfú de Belisario Bonilla, Calzado Cardinn de Luis Francisco Cardozo y Calzado Tijaro de Fernando Tijaro). Calzado Colegial del barrio Restrepo también se caracterizó por haber sido un punto de las concesiones, manifestaron don Víctor y Marisol. A propósito de Marisol, es la líder de la segunda generación de Calzado Vitos, una familia de empresarios de la zapatería, en la que doña Ana Cardozo, esposa de don Víctor, y sus hijos Marisol, Marlen, Adriana, Andrés y Braulio, ponen cada uno su ingenio para llevarles calidad, comodidad y confort a los pies de los consumidores.

Gracias Daniel Herrera Romero por haber sido nuestro guía, un precursor que nos ayudó a crecer integralmente. Con su inteligencia y optimismo, nos hizo avanzar a pasos agigantados. Decía que lo mejor era llevar una vida tranquila, sosegada… ir para adelante.

Difícil olvidar a don Daniel, quien nació en el barrio Ciudad Jardín Sur de Bogotá el 21 de agosto de 1958 y dejó de existir el 14 de julio de 2022, en Houston, Texas, Estados Unidos.

Las cenizas de Herrera Romero serán repatriadas y su familia, amigos, empresarios y allegados le rendirán un homenaje póstumo, como él se lo merece: con muchas oraciones y acompañamiento.

Todo con mucho amor y cariño. Recordando la gran persona que fue y deseando que Dios lo tenga en el Reino de los Cielos, es el mensaje de Víctor Hugo Solano y familia.

Nuestro más sentido pésame a su esposa doña Marcela Huertas, a sus tres hijas y demás familiares.

Descanse en paz, don Daniel. Algún día nos reencontraremos en el más allá, para revivir anécdotas y diseñar estrategias para que los zapateros de Colombia alcancen sus metas: progreso y hacer más felices a los consumidores que prefieren calzado hecho con talento y manos colombianas.


2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo