𝓔𝓢𝓣𝓐𝓜𝓞𝓢 𝓟𝓔𝓡𝓓𝓘𝓔𝓝𝓓𝓞 𝓤𝓝𝓐 𝓖𝓡𝓐𝓝 𝓞𝓟𝓞𝓡𝓣𝓤𝓝𝓘𝓓𝓐𝓓

𝗖𝗼𝗹𝗼𝗺𝗯𝗶𝗮 𝗻𝗼 𝗲𝘀𝘁á 𝗺𝗼𝘀𝘁𝗿𝗮𝗻𝗱𝗼 𝘀𝘂 𝗰𝗮𝗹𝘇𝗮𝗱𝗼 𝗮 𝗻𝗶𝘃𝗲𝗹 𝗶𝗻𝘁𝗲𝗿𝗻𝗮𝗰𝗶𝗼𝗻𝗮𝗹

Los comerciantes europeos y norteamericanos están buscando productores confiables en Latinoamérica.


A mediados de 2020, cuando recién comenzaba la pandemia, escribí un artículo para EL PELETERO prediciendo que muchas cosas en el mundo cambiarían, que los hábitos de consumo se convertirían en un consumo más consciente, que el mundo podría comenzar a crear resistencia a los productos asiáticos, especialmente de China, y sugerí a los empresarios nacionales y al Gobierno colombiano crear una campaña de promoción de los productos del país en los mercados de Europa y América del Norte para aprovechar este cambio de comportamiento.

Pues bien, después de 20 meses, lo que se observa en el mundo es una mayor conciencia de consumo, donde el concepto de sustentabilidad tomó mucha fuerza, ratificando ese pronóstico. El mercado está valorando empresas y productos que se dedican a la preservación del medio ambiente, el respeto por el ser humano y la adopción de prácticas cada vez más enfocadas en el plano virtual. Las reuniones de hoy son mucho más en línea que en persona. Esto ahorró tiempo, redujo costos y disminuyó los viajes.


En este campo, el Metaverso surgió como un tema controvertido pero definitivo, donde la realidad virtual se convierte en parte de nuestras vidas. Podremos crear un mundo completamente nuevo donde nuestros avatares podrán usar la ropa y los zapatos que queramos, donde podremos experimentar una nueva forma de vida. Y las empresas podrán crear una nueva forma de publicitar su marca y sus productos, haciendo que las personas prueben/utilicen sus creaciones sin tener que crearlas físicamente. Ahorraremos tiempo y ahorraremos recursos. Es algo totalmente nuevo, pero ya existen muchas tecnologías que aplican el concepto Metaverso, en particular los juegos electrónicos.





CAMBIOS… CAMBIOS

Estamos en un momento de muchas transformaciones, esperando que la pandemia finalmente ceda y podamos volver pronto a la normalidad. Pero aún tenemos fuertes reflejos de este cambio radical en nuestra rutina. Algunas muy negativas, pero otras que pueden dar resultados interesantes para la economía del sector en Colombia. El impacto de la contaminación por Covid en las poblaciones de los países asiáticos provocó varios cierres de regiones productoras y puertos en esos países. En consecuencia, si bien el Gobierno y los empresarios no han hecho ningún movimiento para promover el calzado y la marroquinería colombianos en los mercados desarrollados, los europeos y norteamericanos en particular se han volcado hacia los países latinoamericanos productores y buscan fabricantes confiables que satisfagan las necesidades de sus mercados.

China, que ya representaba el 64% del calzado producido en el mundo, ha ido perdiendo participación en la última década y hoy, a pesar de seguir siendo el mayor fabricante de calzado del mundo (y lo será por mucho tiempo), representa el 54,3%. Para un volumen de producción actual de 11 mil millones de pares, esto representa una caída aproximada de más de 2 mil millones de pares. Gran parte se la llevaron Vietnam e Indonesia.


MÁS APOYO

Dada esta fantástica reducción para los estándares de producción colombianos, cualquier punto porcentual que se traslade de China a la producción del país representaría cuatro veces el volumen producido en un año en las fábricas locales. Es evidente que los fabricantes colombianos no podrían hacer frente a esta demanda abrupta. Pero lo más preocupante es que quizás la gran mayoría de ellos no cuentan con la tecnología, eficiencia y calidad que demandan los norteamericanos y europeos. Las permanentes dificultades económicas que tienen los fabricantes locales, la falta de apoyo tecnológico de las instituciones de educación técnica y la deficiencia en la cadena de suministro continúan siendo un fuerte obstáculo para el desarrollo del sector en el país.


¿DORMIDOS?

Estamos perdiendo la oportunidad de una inserción concreta e importante de los productos colombianos en el mercado internacional. Quizás esta situación no dure mucho tiempo y los grandes compradores vuelvan a comprar todo en Asia, pero seguramente habremos dejado de exportar millones de pares y perdido la oportunidad del país de ser considerado una buena alternativa para atender a los consumidores norteamericanos y europeos.


5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo