• Yekojr

El regreso al colegio tiene a los fabricantes produciendo zapatos y ropa

PRESENCIALIDAD BENEFICIA A LA INDUSTRIA DEL CALZADO

Los ejecutivos que laboraban virtualmente, atenderán directamente desde las oficinas, por lo que el consumo de prendas de vestir aumentará ostensiblemente, a partir del año 2022.


Los dos últimos años han sido para olvidar; fabricantes de calzado y ropa escolares vieron cómo la pandemia les cortó de tajo el negocio, por la virtualidad.

El regreso al colegio de millones de estudiantes, de manera presencial, favorece a quienes tenemos altos inventarios y materiales para producir, dicen quienes sellan cada temporada haciendo zapato escolar y uniformes, que es una ganancia extra, en el cierre y comienzo de cada año. El 2020 y el 2021 nos frenaron en seco la fabricación de calzado colegial; estamos retomando esa línea, añaden.

La venta está segura: a los niños y niñas se les crecieron los pies durante el confinamiento y tendrán que estrenar calzado. Los que tienen, aunque estén nuevos, no les servirán. Es una inversión inevitable para los padres de familia que, como mínimo, tendrán que gastar entre 300 y 350 mil pesos, dependiendo del centro educativo, si es público o privado, porque además de los zapatos deberán comprarles uniformes. Es mejor que ahorren unos 500 mil pesos, porque los insumos para calzado y ropa están por las nubes.


En Colombia, no menos de 17 millones de estudiantes van al colegio en trajes especiales. Entonces, imagínense cuantas prendas, entre calzado y vestuario, dejamos de producir por el virus… muchas son muchas, al igual que las pérdidas, dijo una empresaria.

Pero, como en camino largo hay desquite, ahora los especialistas en hacer y distribuir zapatos y vestuario escolares, esperan con ansiedad que arranquen las ventas; y aunque a muchos jóvenes no les guste lucir zapatos y ropa escolares y quieren asistir a los centros educativos con ropa informal, tendrán que hacerlo, primero por tradición, segundo por disciplina y tercero porque son reglas de las instituciones de primaria y secundaria.

La economía que se genera a nivel de la educación, es inmensa, para el sector moda. Que también se verá favorecido por la presencialidad de ejecutivos a nivel estatal y privado, que deberán volver a las oficinas y lugares de trabajo, a los cuales van en calzado y ropa elegantes, o sea de corbata… pañoletas…

El mercado que retomarán los zapateros y confeccionistas, será para enmarcar, por el empleo y dinero que promoverán; será un rescate económico, tras dos años de ‘encierro’, en el que los sectores productivos y comerciales vieron afectadas sus arcas.

La bonanza está comenzando. No será fácil recuperar lo perdido, pero con orden y convicción saldremos de la pandemia que nos está afectando en lo humano y financiero, expresan los grandes y pequeños empresarios de las industrias del calzado y confecciones, quienes confían en que todo se normalizará pronto.

11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo