• Yekojr

EL SISTEMA MODA OFRECE CAMINOS DE CRECIMIENTO

Las 142 mil empresas entre cuero, calzado; textiles y confecciones generan el 80 por ciento del empleo.

Colombia urge de medidas, de acuerdo a lo que es su economía, por ser protagonista de la industria manufacturera, en la que la Política Pública Empresarial deberá estar en las pasarelas.


A cada interrogante le tiene una puntada y como muchísimos protagonistas del sistema moda de Colombia, no entiende qué hacen los políticos desde el alto gobierno, por los textileros, confeccionistas; curtidores de cuero, zapateros y afines, quienes son modelo del desarrollo industrial y económico.

Guillermo Criado es considerado en el sector manufacturero (sistema moda), como un cerebro. Varias veces le han hecho guiños para que engrose las filas del grupo de los ‘Padres de la Patria’, pero él, según expertos, le sirve más al sector desde afuera, que desde adentro de la política. Durante años ejerce un importante cargo en Pat Primo, una de las empresas referentes de la industria textil-confección de Colombia, por lo tanto tiene en el corazón a los textileros, confeccionistas y zapateros.


Foto Ruka-Periódico El Peletero: 25 Años. El liderazgo de Guillermo Criado es vital en la transformación que requiere el sistema moda.

El sistema moda ha sido artífice del proceso de construcción de nuestra economía. Así lo define Guillermo Criado, quien busca el crecimiento integral de las industrias de la confección y calzado que, más temprano que tarde, si todos se ponen la camiseta, el gobierno tendrá que reconocerles una labor, que poco se nota, pero que es esencial en el desarrollo personal de la gente.

A la calidad, diseño y colores de los productos es fundamental añadirles sabiduría y fuerzas para lograr el tan soñado afianzamiento de los textileros y confeccionistas, al igual que de curtidores de cuero, zapateros y marroquineros, que luchan denodadamente, pero no ven reflejado el esfuerzo, lo cual los obligará a valerse de estrategias más coherentes para que el vestuario con la marca Hecho en Colombia tenga un consumo masivo a nivel local e incursione con más certeza en los mercados internacionales.

Exportar es, según estudios y análisis, la solución. Entonces, manos a la obra: las tendencias de ropa, calzado y similares colombianos, tienen millones de clientes en el exterior. Sin embargo, el cómo llegar a los compradores del otro lado del charco, es un dilema, que deberá desaparecer simplificando la tramitología y agilizando procesos. Es más fácil importar de China que exportar lo nuestro, lo cual tiene cansados a quienes han querido vender prendas de vestir, a nivel del área, en Estados Unidos, América, Asia y Europa.


EXCELENTE CONSEJERO

La presencia de Guillermo Criado en la junta directiva de la Cámara Colombiana de la Confección y en la Mesa Sectorial Nacional de Manufactura del Sena, les ha traído aportes interesantes a los sectores confección y calzado, que, por la pandemia, atraviesan momentos difíciles en los que se deberá derrotar el vamos a ver que hacemos, que ha sido una constante en el sistema moda, que es genial, pero débil en disciplina y legalidad. Cada quien hace lo que mejor le parece, y cuando está ausente el hagamos equipo, es complicado romper paradigmas.

Colombia es reina en estilos de moda. Los consumidores extranjeros adquieren la ropa y el calzado masivamente, por lo que habrá que aprovechar ese enamoramiento para exportar volúmenes, para lo cual es necesario que el Gobierno nacional impulse a los emprendedores, quienes en generación de empleo (mano de obra) son líderes, entre las industrias tradicionales, por lo que es urgente, que los responsables de confeccionar los planes de expansión y los industriales se sienten a manteles y busquen salidas que contribuyan al rescate de confeccionistas y zapateros, quienes, en vez de dar un paso al costado, están llamados a aportar conocimiento, para evitar que continúe el aislamiento entre Estado y empresarios, que le ha traído nefastas consecuencias a estas líneas de la economía que, pese a las circunstancias, persisten.

El Periódico El Peletero: 25 Años dialogó con Guillermo Criado, quien con celular y libreta en mano dio luces del hoy y el mañana del sistema moda de Colombia, que les servirá de carta de navegación a los actuales políticos, lo mismo que a los aspirantes a la Cámara, Senado y al nuevo presidente de la República, entre ellos Ana María Lleras Figueroa, quien, luego de laborar en varias entidades, entre ellas Proexport, quiere que sus conocimientos le sean útiles a los empresarios de la moda y a otros sectores.

Lleras Figueroa recibe cátedra de Guillermo Criado sobre cómo los políticos pueden ser bastiones del desarrollo empresarial con programas certeros, combatiendo el contrabando, la competencia desleal y dignificando el empleo. Así se lograrán los objetivos, que han estado ausentes, especialmente en las medianas y pequeñas empresas de confección y calzado, que están sintiendo demasiado la ausencia gubernamental; con la aparición del Covid-19, que está desnudando falencias que, aunque se conocían, no se mostraban en la realidad… el virus hizo ver el peso y necesidades de la moda.




UNA MINA…

Hay que tener conciencia de que el sistema moda tiene alrededor de 142 mil empresas, que abarcan cuero, calzado, marroquinería, textil y confección. Y tienen una participación del 9 por ciento en el PIB industrial del país. Generan 1 millón 132 mil empleos directos formales; son un montón de empresas pequeñas que tienen una participación, cada una en sus proporciones.

Solamente en textiles, es el 14 por ciento, en confecciones el 66 por ciento; en marroquinería, cuero y calzado un 45 por ciento. Por mencionar, solo en Bucaramanga tenemos 1.800 microempresas (unidades productivas organizadas), pero hay otros 2 mil micro-negocios informales, que son parte del aparato productivo, dijo Guillermo Criado, quien con números describe la importancia del sector.

Bucaramanga, por tomar únicamente una ciudad, como ejemplo: Santander es un departamento rico, porque tiene el privilegio de tener a Ecopetrol, que genera el 70 por ciento de los ingresos del departamento, pero el 70 por ciento del empleo lo aportan el cuero, los talleres de calzado, confección y joyería… el sistema moda, agregó Criado, quien considera que los gobiernos (actuales y anteriores) se han puesto más del lado de los sectores que producen mucha riqueza, pero han dejado de lado los que dan empleo, como el sistema moda, que es hablar de cuero, calzado; textiles y confecciones de Bogotá, Cali, Cúcuta y Medellín, de todo el país.

Estas microempresas ponen el 80 por ciento del empleo a nivel nacional. Ahí tenemos una tarea importante que hacer; ahora que viene el periodo electoral, es una invitación que le hacemos desde el sector productivo a la clase política: ¡qué tal si dejamos de hablar, de tanto rifirrafe; hablando el uno del otro, y nos centramos más bien en cómo solucionamos, generamos más empleo y oportunidades!, señaló don Guillermo, quien no se cansa de lanzar iniciativas que impacten en el sector manufacturero, que necesita recuperar los espacios perdidos en producción, empleo y competitividad.


LOS DOLIENTES

Guillermo Criado, utilizando como punta de lanza su experiencia, observa la política como parte de las estrategias que llevarán a buen puerto al sistema moda, que deberá tener quien defienda los intereses del sector, desde donde le dan las pinceladas al desarrollo económico. Es por eso que Ana María Lleras Figueroa es quien buscará, si así lo consideran los empresarios, darles a los confeccionistas y zapateros, desde la Cámara de Representantes, el plus especial, para que sean actores primarios y no secundarios de la industria manufacturera; con recursos, academia y garantías, con el fin de que la competencia no los aleje más de los mercados, por algo que es inadmisible: juego sucio, que es una constante del contrabando, subfacturación y presencia de empresas internacionales, con cero impuestos, con el verso de la generación de empleo, mientras a los inversionistas nacionales los estrangulan con el pago de una cantidad de obligaciones tributarias que ahuyentan, especialmente a famis zapateros y confeccionistas, que además le temen a los exagerados costos de los servicios públicos, que los está sacando corriendo de los lugares tradicionales de la fabricación de ropa y calzado.

La doctora Ana María Lleras, que lleva en la industria toda su vida y quien decidió apostarle a dignificar el hacer política en el país, es una persona que le prestó sus servicios a la nación… está pensionada y tiene una trayectoria de la mejor clase política que ha tenido este país, que es el doctor Carlos Lleras Restrepo, y muchos empresarios la estamos apoyando.

Para Colombia, con más de 21 millones de personas que viven en la pobreza y 7.4 millones en la pobreza extrema, ¿qué tema puede ser prioritario por encima del empleo?, se preguntó Guillermo Criado.


GRANDES RETOS

Tenemos un gran ejemplo: donde hay mucha riqueza, hay mucha pobreza, nosotros lo sabemos, hemos tenido las regalías en la Guajira… el carbón durante cuantos años, y vaya a la Guajira y mire lo que pasa en la Guajira, ya lo sabemos, y así sucesivamente. Hemos logrado sostenernos. Incluso el narcotráfico y demás; y todo el mundo ¡hay como hacemos! ¿Cómo así que como hacemos? Con la gente, con los empresarios… que dan la batalla desde que se levantan hasta que se acuestan

Venezuela, por ejemplo. Ellos sí eran muy poderosos económicamente con el petróleo; esos sí que se echaron a dormir y cuando pasa todo lo que pasa políticamente, no tenían empresas; sabíamos que no tenían industrias, importaban todo.

Yo sí creo que los grandes ejemplos que hay, es importante tenerlos en cuenta. Colombia ha subsistido a problemas del narcotráfico, todo esto a punta de una clase pujante, que ha logrado salir adelante; una que quiere salir adelante y que no la dejamos avanzar, porque no la apoyamos. Nosotros como generación de riqueza, como dice Guillermo (Criado). Las épocas gordas del petróleo también se acabaron. Están mirando a ver si hacen nuevas exploraciones… de fracking, no sabemos qué va a pasar en el otro gobierno, con eso. Nosotros ya no tenemos los ingresos de Ecopetrol, manifestó doña Ana María Lleras, quien sabe de la importancia del sistema moda. Y a propósito del petróleo, muchos derivados que se utilizan en la fabricación de adhesivos y similares, no los hay y los precios son exagerados, situación que tiene en apuros a los productores de calzado, que son los que más utilizan pegantes.

La tarea que le espera a Ana María (Lleras Figueroa), desde la Cámara, es inmensa. El sistema moda, que está a la deriva, cuenta con una experta, que prepara proyectos para cuando sea elegida iniciar una reconstrucción de zapateros y confeccionistas, que no da espera: es ya, de lo contrario, las industrias del calzado y confecciones podrían engrosar el libro de la historia, de lo que pudo ser y no fue.



Con Ana María en la Cámara, el sistema moda tendrá un excelente mañana, dicen quienes el 13 de marzo acudirán a las urnas a darle el voto a quienes lo merecen, que tienen el overol y las botas puestos por la cadena productiva del cuero, calzado; textiles, confecciones y afines de Colombia.

Lleras Figueroa (Centro Esperanza 103 Cámara por Bogotá) tiene en mente una política industrial que cobije las empresas, no solo de la moda (zapateros, confeccionistas y afines), también de sectores como el agro. Nos hemos dedicado a decir: exportar, exportar… los gobiernos mientras tanto, no nos están dando de manera coherente las cifras de exportar y sus importaciones. La gente desconoce… le dan cualquier cifra y dice: ¡hay sí! estamos exportando, ¿pero cuánto estamos importando? Estamos importando cinco veces más en el sector moda, de lo que estamos exportando. A raíz de la permisividad de los gobiernos, por permitir las importaciones… la gente no recibe la información adecuadamente.


POLITICA INDUSTRIAL

Entonces, yo hablo de construir, trabajar desde el Congreso una política industrial. Usted mira el Ministerio de Industria y Comercio, y nadie tiene ni idea de ¿Qué es una política industrial? Es como ser productivo, tecnología, financiamiento, créditos blandos. Es todo el Estado, todo el apoyo estatal… el Sena. Es toda una estructura que permita potenciar las industrias.

Tenemos que revisar temas, como son los aranceles. Como es el contrabando; porque muchos países están entrando sin aranceles y no se está compitiendo en igualdad de condiciones. No estamos diciendo que nos protejan, que compitamos en igual de condiciones.

Están entrando productos importados que compiten con cero aranceles y ¿de dónde mayoritariamente vienen?, como usted sabe: calzado y demás, pues de Asia. Cuando yo entré a trabajar en Proexport, estábamos en la apertura (económica). En ese momento se hablaba de producir, producir y exportar, exportar. Hasta ahí íbamos bien. Eso empezó a pasar en diferentes gobiernos. Eso fue en los 90s. En el 2 mil viene la negociación del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos.

Eso ya nos empezó como a ser la primera meta. ¿Por qué? Qué pena decirlo así, pero veo que he trabajado además con gente importante; ministros, presidentes y todo. No pretendo ser mejor, pero es que uno tiene que ser coherente en la vida. Tú estás apoyando exportaciones, tienes que apoyar la producción para que sea competitiva y adicionalmente tienes que estar mirando qué está pasando en los tratados, porque si te pones a competir sabiendo que en los países desarrollados van mucho más rápido que nosotros, mire cómo vas.

De alguna manera, es como volver desde el Congreso de la República a ser una voz. Ya con la Coalición Centro Esperanza, lo tenemos, pero vamos a tener que negociar con otros partidos. Estamos en un buen momento de negociar con diferentes partidos y personas que están en el Congreso… en el Senado, etc. Es lógico y se cae de su peso decirles mire lo que vimos en la pandemia, sino quieren ir más atrás y reindustrialicemos, que es fortalecer, proteger el trabajo digno, generar empleo. Y un tema que a mí me da en la cabeza permanentemente: que cuando hablamos de formalidad y es que nosotros no podemos bajar la guardia. No quiere decir que no oigamos, ni veamos. Pero no podemos bajar la guardia frente a los derechos adquiridos laborales de los trabajadores, en términos de formalización.

Unos salen y dicen de manera aleatoria: ¡hay, no! Que por horas, un momentico. Esto hay que estudiarlo bien, si llegamos a bajar la guardia, vamos a acabar con el trabajo. Esa es una lucha de muchos años de los trabajadores. Ahora, salen las empresas, con todo el respeto, y dicen: es que no somos competitivos por la mano de obra, eso no es verdad. Hay que buscar otras maneras. Y si se requiere apoyo no lo vamos a negociar a partir de bajarles las condiciones laborales a los trabajadores. Lo que queremos es formalización, manifestó Ana María Lleras Figueroa, quien con el respaldo de muchos actores del sistema moda, la quieren tener en el Congreso como defensora de los zapateros, confeccionistas y afines, y muchas otras líneas de la economía, que tienen una base capaz de generar un cambio, el de una Colombia equitativa, en el que reverdezca la calidad de vida.


MEDIDAS URGENTES

Aquí hay que tomar medidas para traer la inversión. Además, de que los empresarios están golpeados, primero por el costo -país, nuestro; comparado con los países asiáticos; estamos lejísimos del costo- país; segundo por la carga de impuestos. La cascada de impuestos que tienen nuestros empresarios, pero además de eso, se han ido cientos de empresas grandes, que mientras Colombia castiga al consumo con los impuestos más altos de la región, con una cantidad de cargas tributarias y arandelas, hay países que mientras nosotros hacemos eso, están viendo como traen inversión y como se llevan a nuestros empresarios a pagar rentas del 15, del 5 por ciento y con incentivos. Incluso, plata barata, energía barata, cero impuestos, como lo están haciendo Panamá, el Reino Unido; como lo está haciendo Costa Rica, como lo ha hecho Republica Dominicana; Ecuador también, pero tenemos el ejemplo de Vietnam y de Bangladés que han hecho unas medidas para favorecer al aparato productivo; celdas de crecimiento, señaló Guillermo Criado, a quien le encantan los temas de productividad, y más si están de por medio los fabricantes de calzado y confeccionistas, quienes son para él verdaderos artistas de la economía.

En esta época preelectoral, los colombianos tenemos que pensar como cualquier usuario común y corriente; en el sistema moda, usted tiene que definir qué es lo que quiere tener en su ropero. Qué zapatos se quiere poner o qué prendas va a usar el próximo año. Eso es lo que tenemos que hacer los empresarios. A ver a quienes queremos tener en la pasarela de políticos y a quienes no queremos tener.

Ese es un llamado a los empresarios para que definamos bien por quién vamos a votar. Porque otro problema que tiene el país, es que se toman medias basados en otras economías. Los líderes que han puesto los gobiernos anteriores, han sido muy ignorantes. Se han tomado medidas que porque Chile ya lo hizo, que porque Ecuador también lo hizo, que porque Estados Unidos lo hizo; así como en moda, como en talla… ¿usted que talla es? 42, es talla única. Las políticas de los países son como las tallas de cada persona. Hay que tomar medidas de acuerdo a la economía que tenemos, a los habitantes que tenemos, a nuestras fortalezas, a nuestras debilidades. Aquí hemos tomado medidas arancelarias igual a las de Chile, cuando Chile no es productor de nada de lo que produce Colombia.

Hemos tomado medidas porque Panamá también lo hace, si Colombia es bastante diferente a Panamá y muy diferente a Estados Unidos. Hay que tomar medidas a la medida de Colombia, que estén en la horma de lo que somos. ¿Usted cuánto calza? 40. Usted no puede ponerse unos zapatos talla 44, como los canadienses o los gringos. Así, son las economías.


ESTILO CANGREJO…

Llevamos años de retroceso económico… sin rumbo económico, por eso han atropellado tanto a los empresarios desde el 90 para acá. Entonces la clase política no sé si no se ha dado cuenta. El sector manufacturero y el sistema moda, que reúne toda la esencia de la moda, es el único que ofrece caminos de crecimiento y jalona el empleo. Entonces, como en moda: tomemos medidas a la talla de Colombia, no a la talla de Chile, México, Estados Unidos y Canadá, expresa Guillermo Criado, quien con aliados hace hasta lo imposible para que el gobierno entienda que la industria textil, con 120 años de creación (nació en Medellín), lo mismo que los procesadores de cuero, fabricantes de calzado y confeccionistas, se les dé la importancia que merecen, porque se lo han ganado, con creces.

Colombia, y con bastante urgencia, tiene que replantear demasiadas cosas. La economía no admite términos medios, es sólida o el desbarajuste socio económico traerá más lamentos.

El sistema moda, que integra a inversionistas del cuero y calzado; textiles y confecciones, ofrece caminos de crecimiento, que no se dará solo: empresarios, trabajadores y la gente del común, tienen en su conciencia la trasformación.

Utilicemos la inteligencia para construir, no para destruir. Colombia tiene que ratificar que es un modelo de desarrollo, que ha sido opacado por una rampante corrupción, generada desde esferas del Estado.



84 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo