Comercializadores tienen capacidad de abastecer a los fabricantes

¡MATERIALES DE CALZADO PARA 2 AÑOS!

Los productores formalizados se fortalecen; los micros y famis zapateros continúan aguantando.



Alinearse entre los nuevos estilos de producción y de comercialización, se convirtió en un obstáculo para los microempresarios del sistema moda: zapateros, confeccionistas y afines, a quienes cada día se les dificulta más sostenerse, por las variables de los mercados.

A los zapateros, los precios de los materiales los tiene reflexionando, una vez más, el si vale la pena seguir en el negocio o darse una espera, mientras el consumo mejora, pero en especial que se estabilicen los costos de los materiales.

El fiado tenía en pie a la mayoría de fabricantes de calzado pequeños… micros y famis, quienes tenían crédito abierto: pagaban cuando podían y no sentían el costo, tenían como maniobrar. Ahora con el pago al contado, todo les parece caro, las utilidades son mínimas; se han dado cuenta de que no le están dando el valor a lo que producen, por venderles barato a los comercializadores, quienes, aunque han tomado conciencia de que tienen que admitir alzas de los fabricantes, los aumentos no son significativos, situación que tiene al borde del precipicio a muchos de los zapateros (al de la docena diaria y al de los tradicionales pares), que no tienen capital para invertir.

Estábamos acostumbrados a ir en coche. Eso (el crédito) se acabó. El que tiene aguanta, el que no, sale por no disponer de un flujo de caja que le permita auto sostenerse mientras elabora los pedidos, le comentó Hugo Alberto, al Periódico El Peletero.

Eso, agregó el microempresario, se veía venir. No nos preparamos y la poda es abismal, no solo en el barrio Restrepo de Bogotá, sino en el país. El problema no es de escasez de materiales. La piedra en el zapato son recursos para gastos diarios. No sigamos buscando culpables. El fabricante de calzado no puede depender de quienes los subsidien, debe tener la capacidad de defenderse solo. Es la única manera de que lo valoren y lo respeten, concluyó.


Foto Yeka-Periódico El Peletero: 25 Años Sí hay materiales para la industria del calzado.

Colombia cuenta con cinco comercializadoras de materiales, que tienen la capacidad de abastecer durante 2 años a los zapateros. La mayoría de insumos los hay. Los que no, vienen en camino, y los están haciendo en el país. Caso de canbriones y cordones. El que los precios varían, es una norma del mercado, que se maneja de acuerdo al comportamiento del dólar, del cual no se escapan zapateros, confeccionistas y afines, que dependen demasiado de la proveeduría China, que ajustó costos porque no tienen los mismos volúmenes de insumos (hierro, chatarra y demás), que recogían antes de la pandemia, durante los recorridos marítimos, en los diferentes puertos del mundo.

Todo subió. Los zapateros de antaño y nuevos que no se prepararon para competir, lastimosamente están volviendo a ser operarios o cambiando de oficio.

El manejo de costos, la legalidad, el cumplimiento, la calidad, la innovación y el mercadeo, están poniendo en la horma… a los fabricantes de calzado (medianos, micros y famis), que para completar se trenzaron en una guerra de precios, que le causa un enorme daño al sector. Estabilizar precios, al igual tiempos de pago, sería una solución, con el fin de evitar que los comercializadores sigan empobreciendo a los fabricantes de calzado del día a día.

Los micro zapateros lo saben, son conscientes de que para competir es necesario no solo un buen producto, también es fundamental tener recursos para cumplir con los pedidos, que se pactan a 15,20,25,30 o 40 días, y por la carencia de plata, los demoran; cuando los entregan el zapato está pasado de moda, situación que ha creado desconfianza en el comercializador, que hasta no ver el calzado en su almacén, no está seguro del negocio que hizo.

El distribuidor-comercializador de calzado, está aplicando el: Ver Para Creer, mientras que el fabricante se apega al Si no Me Paga Al Contado No Le Despacho Zapatos.

Miren hasta dónde ha llegado la situación. En el pasado, los pequeños fabricantes de calzado tenían cuenta abierta en las peleterías; ahora no… los cumplidos llevan los materiales que requieren; los incumplidos están pagando el haber creado una pésima atmósfera. Ni con el efectivo en las manos les quieren vender, como castigo por haber traicionado la palabra: fíenme que luego le pago… le dieron un réquiem al crédito; que bien manejado es, un motorcito del desarrollo de la industria del calzado y afines.

5 visualizaciones0 comentarios