top of page

Los fabricantes de calzado tienen que aterrizar sus ideas

¿QUÉ ESTÁ PASANDO CON EL ESTADO DE ÁNIMO?

Optimismo o positivismo tóxicos


TODOS nuestros negocios, haceres y haberes dependen de nuestros pensamientos y estados de ánimo, de la calidad y cualidad de ellos.

Todo en la vida está asociado a los estados de ánimo de los seres humanos, todo estado de ánimo determina actitudes y acciones, pero debe prevalecer para ello el nivel, calidad y cualidad de pensamientos… pensamos, imaginamos y luego actuamos.

Pero cuando llenamos nuestras mentes con fantasías (irrealidades) nos estamos haciendo un enorme daño sin darnos cuenta.

En la industria del calzado es fácil encontrar personas que son tóxicas consigo mismas, que piensan en fantasías, que esperan a recibir sin dar nada a cambio, que quieren recoger sin haber sembrado, que quieren pescar sin anzuelo y sin carnada, que quieren ordeñar la vaca, pero se les olvida darle de comer... y ya esta vaca no da más leche por el momento, y si no mejoran las condiciones del mercado NO MEJORARÁN NUESTROS RESULTADOS… y lo más grave es que todo lo quieren fácil y gratis.

Este escrito fue realizado con el firme propósito de caer en la reflexión de ¿hacia dónde van nuestros negocios...? ¿Van por buen o mal camino? ¿Qué debo hacer para mejorar en lo individual y en lo colectivo? ¿Qué debo hacer por mi entorno de negocios y mi familia?

El optimismo o positivismo son tóxicos cuando no se aterriza la realidad.

Es necesario aprender a aterrizar las ideas, pensamientos, las palabras y las fantasías y, por ende, aterrizar la realidad; solo así se analizan los errores y aceptar los errores para transformar y transmutar.

Recuerden que las palabras tienen poder, y que estas son el reflejo de lo que hay en la imaginación y en la mente, es decir, delatan el nivel mental de cada persona.

El optimismo tóxico es una forma de pensamiento positivo que se basa en la negación de la realidad. Es una creencia de que todo saldrá bien, sin importar lo que pase y sin hacer nada para que pase.

Esta forma de pensamiento puede ser perjudicial porque puede impedir que las personas se enfrenten a la realidad de los problemas y busquen ayuda cuando la necesitan.

ALGUNOS EJEMPLOS DE OPTIMISMO TÓXICO INCLUYEN:

Negarse a aceptar que algo malo ha sucedido.

Decir que todo saldrá bien sin hacer nada para crear esta realidad, incluso cuando hay evidencia de lo contrario.

Evitar hablar de problemas o preocupaciones.

Sentirse culpable por sentirse mal.

El optimismo tóxico puede tener un impacto negativo en la salud mental y el bienestar de las personas. Puede conducir a estrés, ansiedad y depresión.

También puede dificultar que las personas formen relaciones saludables en lo social y comercial, ya que pueden evitar compartir sus verdaderos sentimientos con los demás.

Si cree que puede estar experimentando optimismo tóxico, es importante que hable con alguien de confianza. Un terapeuta o consejero puede ayudarle a desarrollar un pensamiento positivo más realista y saludable.

Aquí hay algunos consejos para evitar el optimismo tóxico:

1. Sea honesto consigo mismo sobre sus sentimientos y sus experiencias.

2. No se avergüence de pedir ayuda cuando la necesita.

3. Aprenda a aceptar la realidad, incluso cuando es difícil.

4. Concéntrese en las cosas buenas de la vida, pero también sea consciente de los desafíos.

5. Evite el egocentrismo.

6. Sea humilde para aceptar errores y conducir al cambio real.

El optimismo es una cualidad positiva, pero es importante que sea realista. El optimismo tóxico puede ser perjudicial para su salud mental y su bienestar.

Hay dos clases de optimistas, los subjetivos o tóxicos, y los realistas o relativistas… ¿cuál de ellos es usted?

Empiece por elaborar la lista de errores cometidos y así empezará una nueva era en sus negocios.

Espero que quien lea esta nota, pueda despertar su interés por analizar dentro de sí, su propio futuro.

Entradas recientes

Ver todo
bottom of page