top of page

TACHUELAS Y PEGANTE


TACHUELA: Se dice que la Cámara de Comercio de Bogotá le está apostando al modelo ZASCA de Centros de Reindustrialización para el apoyo al desarrollo de la economía popular propuesto por el gobierno del presidente Gustavo Petro y actualmente promocionado por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo -MINCIT- e INNPULSA.

PEGANTE: Se celebra que por fin la Cámara se vea abocada, por mandato de ley, del que trata el artículo 23 del Plan Nacional de Desarrollo 2022-2026: “Colombia potencia mundial de la vida”, a destinar un porcentaje de los recursos que genera el ejercicio de la función delegada que tiene como prestador del servicio público de registro empresarial para cubrir parte de la financiación de los programas de desarrollo empresarial que ejecuta y coordina el Ministerio de Comercio, Industria, y Turismo. Esto seguramente se traducirá en la prestación de servicios relacionados no solo a sus afiliados y a su limitado número de socios, sino a las mayorías empresariales, independiente de su nivel de formalidad con la que operen. Es decir, debe dar cabida a los no afiliados, el corazón de la denominada economía popular.

Importante destacar que, en el Plan de Desarrollo aprobado el pasado 19 de mayo como carta de navegación del actual gobierno, se define la economía popular como “los oficios y ocupaciones mercantiles (producción, distribución y comercialización de bienes y servicios) y no mercantiles (domésticas o comunitarias) desarrolladas por unidades económicas de baja escala (personales, familiares, micro negocios o microempresas), en cualquier sector económico”. Definición que pareciera escrita sobre la base de una caracterización de la actividad productora de calzado típica, con sus importantes excepciones, del barrio Restrepo.

La reflexión que deja esta apuesta de la Cámara parte de preguntarnos ¿Por qué ahora sí resulta de su interés este segmento de la actividad productiva de la ciudad? ¿Es solo como respuesta a la obligación emanada de la ley, que bien podría obviar transfiriendo el porcentaje que se defina del recurso señalado? ¿Cuál es su apuesta oculta? ¿Una alineación con el gobierno en defensa del “statu quo” de su nivel directivo, siempre defensor y promotor del empresario de elite? ¿El exclusivo grupo del comité ejecutivo del Clúster finalmente aceptó la importancia estratégica de trabajar con proyectos de fortalecimiento en los eslabones de la cadena mayoritariamente informales y de producción de pequeña escala? En esto último, cómo no recordar los conceptos y las recomendaciones de alguno de los expertos internacionales que ha contratado la Cámara para asesorar dicho clúster, quien, con mucho conocimiento de la cadena y de las dinámicas del clúster, pero con total ignorancia de su realidad productiva en la ciudad, afirmaba que éste no debía preocuparse de la problemática de empresas informales pues eso era labor social que debían asumir otras instituciones. ¿Habrán procesado, entre otras realidades, que la actividad productiva agregada de la informalidad afecta más el mercado que la sumatoria de todas las formas del contrabando en la cadena?

Algo está pasando en el interior de la Cámara que luego de menospreciar la importancia de la actividad del calzado en el barrio Restrepo, cerrando sin mayores argumentos su icónica sede, decide regresar con un ropaje nuevo identificado plenamente con la línea de los Centros de Reindustrialización ZASCA, planteados por el gobierno nacional como una de sus principales banderas en favor del desarrollo de la economía popular. Algo está pasando, pues la apuesta ignora la experiencia de estos centros, en su momento de prestación de servicios, que no fue precisamente la más impactante de la administración del hoy presidente Petro al frente de la Alcaldía Mayor de Bogotá. Algo está pasando, pues la reconocida capacidad y seriedad de los equipos técnicos de la Cámara pareciera que no tuvieron un espacio para la evaluación de dicha experiencia y menos de forma participativa con las empresas dedicadas a la actividad del calzado en el barrio Restrepo. Una pregunta para la reflexión final: ¿quién en el interno de la Cámara y con base en qué argumentos recomendó el apoyo a la iniciativa de revivir los ZASCA, cuyas intervenciones en su momento se limitaron, en el mejor de los casos, a actividades con impactos de corto plazo, pero que poco aportaron al mejoramiento de la productividad, la competitividad y el desarrollo sostenible de las empresas del sector?

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo
bottom of page