SECTOR CALZADO DE COLOMBIA TENDRÍA MUCHO QUE GANAR EN EL MERCOSUR

Por: Luis Coelho*

Análisis Especial para el Periódico El Peletero


Los industriales necesitan evolucionar para lograr un mejor nivel de competitividad internacional.


*El autor de este artículo es una autoridad mundial en temas de la cadena productiva del cuero, calzado, marroquinería y afines.

Es necesario hacer parte del bloque económico de la Unión Europea, que agrupa más de 500 millones de personas con poder adquisitivo.

Durante casi quince años he estado siguiendo y trabajando con el sector del calzado de Colombia. Acompaño las dificultades, la lucha de los zapateros, de los empresarios y veo el esfuerzo que todos hacen para mantener a sus empresas con vida y, si es posible, crecer. No ha sido fácil en absoluto. La crisis económica que comenzó en 2008 y ha afectado al mundo, especialmente a los países en desarrollo, ha tenido profundas repercusiones en el sector del cuero y el calzado en el país. La invasión de productos chinos en las últimas dos décadas también ha contribuido enormemente a aumentar aún más la tasa de mortalidad de las empresas nacionales. Sin mencionar la pérdida de Venezuela como un importante comprador de calzado colombiano, como consecuencia de la grave crisis que afectó a esa Nación.

Muchas iniciativas han sido desarrolladas por gremios sectoriales con el objetivo de desarrollar empresas y hacerlas más competitivas. El Gobierno nacional, a través de sus instituciones de desarrollo, también ha creado en los últimos años proyectos que involucran estudios y planes de acción para estimular, empoderar y estructurar mejor el sector del cuero y el calzado. Las ferias comerciales también han contribuido a generar más negocios y a atraer más compradores. Pero todas estas iniciativas no han sido suficientes. El sector sufre en gran medida por la fragilidad de las empresas, la brecha tecnológica, la falta de insumos diversificados y de calidad, y una fuerza laboral que necesita evolucionar lo suficiente para alcanzar el nivel de competitividad que permite al calzado colombiano ingresar a mercados más desarrollados.


La recuperación de la economía, técnicos mejor preparados por el Sena, calificación de los empresarios y la cadena de suministro evolucionada. Al menos estas situaciones deben ocurrir para que podamos comenzar a tener un crecimiento verdaderamente sostenible.

Ahora, en junio, los países del Mercosur (Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay) han firmado un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea. Después de veinte años de negociaciones, las tarifas entre estos dos bloques económicos comenzarán a reducirse a cero. En el caso del calzado es muy probable que sea muy rápido, aumentando de manera considerable las exportaciones de los países sudamericanos. Sería muy positivo para Colombia si el país se convirtiera en miembro del Mercosur. La Unión Europea es uno de los mercados de consumo más grandes del mundo con 500 millones de personas con un alto poder adquisitivo. Ciertamente, el comercio de exportación de calzado se desarrollará aún más, creando un flujo muy grande de exportaciones de calzado de América del Sur a ese bloque económico.


En 2018 el comercio de Colombia con la Unión Europea fue de poco más de 11 mil millones de euros, lo que representó solo 0,3% de todo lo que fue comercializado por aquel bloque. Hay mucho para crecer, hay mucho para venderles a los consumidores de todos los países del continente europeo.


En este escenario en el que Colombia formaría parte del Mercosur, las empresas colombianas deberían estar preparadas para cumplir con los estándares de precio, calidad y diseño de los consumidores europeos. Estos estándares no son bajos. Portugal, que pertenece a la Unión Europea, exporta alrededor de 80 millones de pares al año. Casi todo para los demás países europeos, generando divisas de casi dos mil millones de euros. Durante los últimos veinte años, las empresas portuguesas se han unido en torno a la Asociación Portuguesa de Calzado, Artículos de Cuero y sus Substitutos, el principal gremio de la industria de calzado en el país, y siguiendo un plan estratégico invirtieron mucho en el diseño, en la modernización de la producción y la mejora de sus canales de comercialización dentro del bloque europeo.


Colombia, al igual que Portugal, puede desarrollarse mucho más en el sector del calzado. Para hacer esto, debe utilizar el mismo modelo de cooperación entre empresas y de asociación con los gremios nacionales. La planificación estratégica ya se llevó a cabo a través del Plan de Negocios elaborado en 2013 y financiado por el Programa de Transformación Productiva del Gobierno nacional. Basta desarrollar las acciones que se han propuesto en este documento y que incluyen iniciativas como las mencionadas al principio de este artículo.

Las empresas individuales no tienen la fuerza para desarrollarse en este escenario adverso. Es necesario la unión de las empresas a través del liderazgo de una persona con visión de futuro y conocimiento profundizado del sector.


*El autor de este artículo es una autoridad mundial en temas de la cadena productiva del cuero, calzado, marroquinería y afines.






Suscríbete a nuestro Newsletter

  • White Facebook Icon

© 2019 El Peletero. Todos los derechos reservados.