top of page

Unos escenarios que ponen a pensar sobre estrategias para poder subsistir. Soliloquio.

¿QUÉ ESTÁ PASANDO EN EL SECTOR CALZADISTA

A NIVEL GLOBAL EN COLOMBIA?



Para nadie es un secreto que el sector está de capa caída. Todos los actores productivos lo están sintiendo, entre otros, los peleteros, proveedores de insumos, fabricantes, operarios, prestadores de servicios y toda la cadena productiva del calzado, porque no hay dinámica mercantil en toda la cadena. ¿Teníamos que haber caído en la debacle y tan bajo para reconocer errores? No supimos identificar las variables y circunstancias de las oportunidades o amenazas que afectan positiva o negativamente a nuestro sector y nuestros negocios, desde la perspectiva sectorial, territorial e individual.

¿QUÉ ES LO QUE ESTÁ PASANDO?

Existen muchas opiniones subjetivas. 1.Que el mercado de demanda ha decaído por factores exógenos a nivel mundial (le echamos la culpa a otros). 2. Que la demanda interna de producto terminado se contrajo fuertemente, ¡y esto es cierto!, y son efectos de la fuerte caída del poder adquisitivo de la moneda; en las familias y consumidores el dinero ya no alcanza, lo que indica que hemos entrado a la pauperización económica, y a la era o época del “consumismo...”, consumismo zapato, consumismo vestido, etc. 3. Producto de todo lo anterior, en los comercios no están rotando los inventarios adecuadamente (salvo contadas excepciones), los flujos de caja no son los mismos, por lo tanto, los riesgos financieros han crecido para las partes involucradas en la cadena. 4. Es bochornoso observar que algunos comerciantes, “con descaro”, están pagando a fabricas con devoluciones, incluso obsoletas, y se les olvida que sus órdenes de compra a fabricantes están dentro de la categoría de “manufacturas en proceso” y se elaboran por orden “explícita”; por lo tanto, los comerciantes están obligados a cumplir con los pagos pactados, so pena de caer en demandas y argumentan que tienen altos stocks de producto terminado, y de esta forma trasladan sus riesgos a los fabricantes, y se les olvida que esos riesgos son de ellos.

En octubre de 2022 se detectó el fenómeno de constreñimiento de mercados, lo cual algunos no interpretaron adecuadamente, ese fenómeno se aceleró en el primer semestre de 2023.

VOLVIMOS AL PASADO

Personalmente estoy viendo un escenario parecido al año 1991, cuando perdimos mercados por efectos de las importaciones indiscriminadas generadas por el programa de apertura económica decretada por el presidente César Gaviria, y no fue apertura económica, fue una brutal “apretura” económica para las industrias colombianas; en ese entonces vimos con estupor el cierre de cientos de fábricas y talleres con la consiguiente pérdida de empleos; y con la apertura económica por importar/comprar productos chinos generábamos trabajo pero en China; se nos activó una competencia desleal, para lo cual no estábamos preparados; en consecuencia, el producto colombiano perdió mercado por competencia foránea… Este problema duró hasta el 9 de abril de 1999, cuando el presidente Andrés Pastrana decretó medidas de protección a la industria y desde allí empezó una nueva era.

FLOR DE UN DÍA

Esa luna de miel sólo duró hasta el año 2013, cuando algunos dirigentes irrigaron información en medios de comunicación que la industria estaba siendo generosa, lo decían porque estaban en procura de ampliar la demanda de participación en las ferias (más expositores), por lo tanto se generó una expansión de comercio intracomunitario (se amplió la oferta, sin haber crecido la demanda) y de hecho se desarrolló una guerra intracomunitaria feroz, empezaron a caer los resultados y aumentaron los riesgos; hoy, casi 10 años después, se sienten los efectos de esa expansión del comercio intracomunitario, y si a esto le sumamos el efecto de la pérdida del poder adquisitivo y la caída de la demanda, entonces estamos ante un escenario caótico. Es recomendable una autorregulación de la oferta y no alborotarse a llenar libretas de pedidos u órdenes de compra sin haber constatado la liquidez de sus clientes. Muchos comerciantes montan locales sin capital, pero con inventarios de fabricantes (es como vender a consignación). Ante esto es mejor asegurar la cartera, con negocios más dimensionados a las realidades de mercado de cada cual.

Bienvenidos a la era del “consumismo”, consumismos zapatos y vestidos, porque el dinero no alcanza y hay que atender la canasta familiar; por lo tanto, el escenario no es nada fácil para comerciantes y fabricantes, es apenas lógico aplicar preceptos de coherencia.

NUEVAS ESTRATEGIAS

Estamos ante un escenario donde las condiciones tan precarias del mercado nos exigen ser más creativos, hay que desarrollar estrategias, y para esto es necesario tener visión, ideas y proyección… luego súmele que su oferta debe estar acorde a su target de mercado.

Las ferias de junio y julio en Bogotá y Bucaramanga serán eventos de la esperanza o del milagro.

Es necesario, o recomendable, quitarles pasión a los negocios y entrar por el camino de la racionalidad, hay mucho riesgo y poca realidad; hay mucha subjetividad (imaginación + fantasía) con respecto a los negocios… y “no son bobadas” (sic).

1 visualización0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo
bottom of page