top of page

Los fabricantes de zapatos de Colombia, los necesitan con urgencia

RECOMPENSA’ PARA QUIENES AYUDEN A RESCATAR

LOS TRABAJADORES DE LA INDUSTRIA DEL CALZADO

Les garantizan excelentes salarios, contratación a término fijo y bajo todas las normas laborales



NADIE sabe lo que tiene hasta que lo pierde. A los industriales del calzado de Colombia (grandes, medianos y pequeños), que lo han soportado todo, solo les faltaba que se quedaran sin mano de obra calificada, situación que los tiene laborando básicamente en familia, porque los trabajadores que saben del arte, por la pandemia se dedicaron al rebusque, por el cierre de talleres y fábricas. Y al ver que les iba mejor en otros oficios, le dieron la espalda a la zapatería, además porque las empresas que resistieron el embate del Covid-19 tomaron la decisión de contratar personal venezolano, que les salía más barato.

Eso obligó a que los operarios colombianos buscaran otros horizontes que les garantizaran el pan de día, sin importar que fuera al sol o al agua, de día o de noche, con tal de ganar lo básico para sostener sus hogares. La pandemia nos dio duras lecciones, entre ellas que la industria del calzado es inestable, que si hay pedidos hay trabajo y así era imposible continuar, dijo un guarnecedor, a quien un amigo le consiguió puesto en España, allí se quedó y gana en dólares. Fue un cambio abismal. La angustia es asunto del pasado, la calidad de vida mía y la de mi familia, cambió, por la estabilidad que nos ofrecen en el exterior, dijo Chepe, quien, al igual que otros expertos en procesos de calzado, migraron, dejando un déficit de mano de obra que será complicado rescatar.

Hoy, en Colombia los cortadores, guarnecedores, soladores, rematadores y ayudantes, que tanto necesitan los fabricantes de zapatos, son consentidos, respetados y bien pagos… se valorizaron y no es fácil que los dejen ir y mucho más si son disciplinados… entienden que existen horarios y tareas que cumplir, como lo exigen las normas laborales, que les garantiza contratación digna, con buenos salarios, lo cual está acabando con el famoso ‘destajo’ (pago por lo que haga).

Los productores de calzado, marroquinería y afines, le hacen un llamado a los trabajadores para que vuelvan al oficio, con otras condiciones e invitan a los jóvenes a que se capaciten y de esta manera tener un relevo generacional, que no se ve, pocos muchachos y muchachas quieren aprender el oficio. Además, porque no encuentran centros especializados; no le creen al Sena, que era el ‘papá’ de los zapateros y se dedicó a tercerizar recursos en cursos y contratos, en vez de capacitar personas directamente, y si lo hacen, da pena, lo cual tendrá que cambiar; la tarea está en manos del director Jorge Londoño.

O, como dijo la empresaria del sector cueros Esperanza Gil (Cabripiel), organicemos una MiniUniversidad y preparemos, con profesores, catedráticos y expertos del sector, los cortadores, guarnecedores y soladores, que requiere la industria del calzado.

Mientras se dan esos pasos, el llamado es a los operarios que quieran laborar, para que se acerquen a las fábricas de calzado en el barrio Restrepo, donde les tienen las puertas abiertas.

MÁS INFORMACIÓN EN EL WHATSAPP 3156012901


11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page