¡LOS ZAPATEROS... CALZAN EL MUNDO!

A INSCRIBIRSE: RECIBIRÁN DINERO DE LOS GOBIERNOS NACIONAL Y DISTRITAL

Más temprano que tarde obtendrán beneficios por la cantidad de puestos de trabajo que les generan a los estratos 0 al 3.

La controversia de los últimos 30 años: ¿Qué reciben los industriales del calzado colombianos por ser apóstoles del empleo al destajo, por el bienestar que les dan a las personas olvidadas que no cuentan para nada en las programas del Estado y que encuentran en la zapatería y afines lo del diario?

Durante los 25 años del Periódico El Peletero, gracias a la constante información que lanza el medio de los zapateros (Sistema Moda), hemos leído la cantidad de motivos por los cuales a los empresarios del calzado y afines se les tendría que consentir, entre ellos los enormes servicios que le prestan a la sociedad: son verdaderos ángeles de la supervivencia.

Los zapateros tienen caminando el mundo y pocos se están dando cuenta de que sin calzado es casi imposible avanzar.

Ayudan a los más necesitados. No les regalan, pero les abren las puertas a mujeres y hombres, dándoles la oportunidad de obtener dinero por esenciales en la cadena de fabricación de zapatos. Es tan tanto el liderazgo y sentido de pertenencia por los demás, que los zapateros tienen la sapiencia y la paciencia para enseñar este oficio, con tal de ver a los demás con una mejor calidad de vida.


PROTAGONISTAS

Los empresarios colombianos de la base del calzado son más de lo que muchos creen. Los zapateros somos como los médicos: a diario estamos pensando qué medicina les damos a los pacientes para que se sientan bien de salud… a nosotros nos corresponden los pies de la gente, dijo un zapatero.

Yo quisiera, agregó, que nos miraran desde otra óptica, no como el simple zapatero que hace calzado para sobrevivir. Si el Gobierno analiza a fondo nuestra labor, entonces entendería que la industria del calzado es más importante de lo que muchos se imaginan: es medicina, elegancia y vanidad al andar.

La pandemia le dio un viraje a la zapatería: la moda tradicional pasó al Cuarto de San Alejo, para darle más comodidad a los pies con un calzado casero que, unido a los tapabocas, mascarillas y otros elementos, nos permitieron estar activos en medio del Covid-19.

Nos volvimos expertos y nadie nos dijo: ¡que necesitan! Por el contrario, nos dieron la espalda, en retaliación por no pertenecer a los llamados industriales organizados con capacidad de aportarle al Estado, como si dar puestos de trabajo no tuviera un precio. El sector calzado es un modelo de desarrollo, con estilo propio y tendría que ser valorado.


ESTRATEGIAS

La pandemia obligó al Gobierno a lanzar programas que fortalezcan las grandes, medianas, pequeñas y micro empresas, sin puntualizar sectores, lo cual obliga a los zapateros y afines a postularse para recibir ayudas monetarias, inclusive estando reportados y sin Registro Mercantil. Quienes lo hagan deberán estar dispuestos a demostrar que son actores de la zapatería y de otras líneas de la economía.

El plan es llamativo. Entusiasma e ilusiona. Mi abuelo decía que quien no arriesga un huevo, no tiene un pollo… ¡Qué tal que les ligue a quienes se atrevan a presentarse a los entes que analizarán hasta dónde los zapateros y confeccionistas tienen capacidad de respuesta para recibir dineros, no reembolsables!

En algún momento, con las estrategias del Gobierno, quienes no estén en la horma de la formalidad serán detectados, porque quienes les compran facturan electrónicamente, o no habrá negocios.


MUCHA DECISIÓN

La base de la industria del calzado y confecciones está en mora de morder un pedacito del ponqué millonario que les ha puesto el Gobierno. Si no lo hacen seguirán en la pobreza, perdiéndose en la miseria y, lo que nadie quiere, saldrán del mercado.

Desde el Periódico El Peletero, Ansecalz y otros escenarios hemos pregonado, desde antes de la pandemia, la necesidad de entrar en estas pruebas piloto, que tienen nombre: legalidad. Está más que demostrado que el Estado no tocará la puerta de los zapateros para preguntarles qué requieren.


LOS INCENTIVOS

Los organizados harán parte de la Ruta de la Competitividad que pusieron en marcha la ministra de Industria y Comercio María Ximena Lombana, la alcaldesa de Bogotá Claudia López, la secretaria de Desarrollo Económico del Distrito Carolina Durán y Camilo Fernández De Soto, Colombia Productiva, en Industrias Wilches, empresa que sería beneficiada para estar en la Feria de Dubái en Emiratos Árabes Unidos (1 de octubre 2021 al 31 de marzo de 2022) y para generar empleo en la Capital.

Industrias Wilches está planillada para Dubái por la magistral gestión que adelanta Wilson Wilches Rodríguez, quien le venderá botas al Ejército árabe, y expondrá sandalias con apliques de oro y esmeraldas.

Colombia, según la estrategia de Procolombia, estará presente en la Feria de Dubái con más de 300 Mipymes, de diferentes líneas de economía, que a corto y largo plazo surtirán este mercado. De ahí el aporte de 48 millones de dólares del Fondo de Dubái para Pymes de Colombia.

La internacionalización de calzado, ropa y otros artículos con sello colombiano, es una forma de dinamizar la industria nacional.


POSTULENSE…

Microempresa Local 2.0 de la Alcaldía Mayor de Bogotá, que también fue presentada por la alcaldesa Claudia López, en la Localidad de Antonio Nariño, es propicio para que los zapateros del barrio Restrepo, legales e informales, entre otros sectores económicos, puedan recibir incentivos de 3 a 10 millones de pesos. Los interesados deberán inscribirse en www.bogotalocal.gov.co. (aquí)


27 vistas0 comentarios